SLIDER

Bienvenido!
Este es un blog que pretende comentar todas las manifestaciones artísticas que me gustan y que pasan por mi vida: las artes plásticas, la danza, la música, la literatura, el cine, la televisión, y hasta la fotografía.
Bienvenidos a mi mundo. Espero que me visites de vez en cuando y me dejes tus comentarios.

Las Vegas: una ciudad llena de arte. Parte 1



Hola ¿Qué tal?

Después de unos días de ausencia regreso para hablarte de mi viaje a Las Vegas, Nevada. Te anticipo que te presentaré una ciudad muy distinta del típico estereotipo de la ciudad del juego y de la diversión. Me voy más a lo profundo para presentarte una ciudad llena de arte. 

Aproveché al máximo mi estadía así que  tomaré dos entradas para cubrir las actividades realizadas. Siéntate comod@ y disfruta de este viaje.


Como todos los turistas que llegan a Las Vegas, al salir del aeropuerto sentí como si alguien me echara aire caliente con un soplete. Las Vegas me recibió con 42 grados centígrados recordándome que estaba en el medio del desierto. El calor es seco lo cual se hace más aguantable que cualquier otra ciudad con calor y  humedad. 


Mi hotel quedaba en la famosa calle  Las Vegas Strip. De un lado tenía la torre Eiffel y en frente encontraba  las maravillosas fuentes del hotel Bellagio. Las Vegas Strip es un Disneyland gigante para los adultos. Yo perdí las proporciones en cuanto a tamaño y altura de los edificios, cálculo de la distancia de las  cuadras y  ancho de las aceras. Todo era enorme, todo estaba lleno de gente. La música sale de todas partes y la iluminación es constante. Olvidas las horas y la diferencia entre el día y la noche.No en vano esta zona de la ciudad se denomina Paradise.
Paradise fue concebida  en los años 50  gracias a dueños de casinos como Gus Greenbaum (dueño del Casino Flamingo), quienes no querían anexar esta zona a la ciudad de Las Vegas. Hoy en día es una zona que se autogestiona y depende del condado de Clark. 


Yo quería conocer la ciudad vieja, la clásica, donde todo comenzó. De esta forma, tomamos el transporte publico y nos fuimos a la calle Fremont en el centro de la ciudad. Al llegar, retrocedes en el tiempo. No hay lujos excesivos. Es una ciudad más bien coqueta, que no quiere perder lo que era, pero que te deja ver sus victorias y fracasos. Buhoneros y artistas se mezclan en sus esquinas con   tiendas  de souvenirs y casinos. Yo encontré el centro de la ciudad muy auténtico y verdaderamente especial por sus pancartas, sus hoteles de siempre y ese aire vintage que tanto me atrae. Lo visité de día así que no sé como pueda ser  de noche, pero bueno, sabemos que en la noche todos los gatos son pardos.


El transporte público  se llama RTCSNV. Los autobuses son muy cómodos y el pase cuesta $8 por 24 horas. Lo aconsejo 100%


Mi primera aventura era encontrar murales. Me conoces y sabes que me apasiona pescar murales donde voy. Efectivamente, si caminas más hacia la 6ta avenida, alejandote de la calle Fremont comienzas a ver murales bellísimos producidos durante el festival anual denominado Life is Beautiful


El propósito de este festival  es darle vida a esta parte de la ciudad haciendo conciertos al aire libre, actividades artísticas para los niños, elaboración de murales y degustación en diferentes restaurantes. 
Este año el festival tendrá lugar del 23 al 25 de Septiembre. 


Puedes hacer una parada estratégica para hidratarte y comer en un centro denominado Downtown Container Park. Tal y como lo describe su nombre, las instalaciones están construidas con contenedores y en cada uno de ellos hay tiendas, galerías  y restaurantes. Este sitio cuenta con una tarima para conciertos al aire libre y un parque infantil muy original. Es fácil de identificar ya que tiene un enorme insecto de material reciclado a la entrada. 


Aprovechando que ya estamos en el centro de Las Vegas quiero hablarte de un museo que me fascinó: El museo de Neón.


Este museo no está muy publicitado ya que es una organización no gubernamental que se ocupa de la preservación y el cuidado de todas las pancartas de neón de la ciudad de Las Vegas. Me refiero a las pancartas provenientes de hoteles, moteles y restaurantes de la zona del centro de la ciudad. Todas aquellas pancartas o afiches de Paradise no se incluyen. En los años 80 un grupo de ciudadanos comenzó a recolectar viejas pancartas que se encontraban a lo largo de la calle Fremont. En 1997 se constituyó el museo y en año 2002 se cedió el terreno donde la antigua empresa YESCO guardaba sus pancartas. El museo paga $1 al año por utilizar el terreno que la ciudad le cedió. Se sustenta a base de las donaciones y de las visitas que se realizan. 


El museo tiene horas específicas de visita ya que debes estar en un grupo y con un guía. El acceso a la zona de las pancartas está restringido. Al principio pensé que era una exageración; sin embargo, todo tiene su lógica. Las pancartas son metálicas y en la zona de exposición las temperaturas pueden aumentar unos 10 o 12 grados. Así pues,  las visitas se realizan hasta las 10:30 de la mañana o en la noche después de las 7pm. Nosotros visitamos el museo a las 10:30 am y teníamos unas sombrillas para protegernos del sol y el calor!


Por otro lado, tienen pancartas y señales  que datan de 1920. Las preservan en su estado original y a su vez,  las cuidan  ya que reflejan la historia de la ciudad. Cada tipografía o estilo pertenece a una época precisa, por tanto no se deben mover ni tocar. Son frágiles aunque tengan ese tamaño tan grande e impresionante.


El museo en sí está construido con partes del motel llamado La Concha simulando conchas de mar de este maravilloso motel de los años 60.


Yo aprendí mucho de la historia de la ciudad a través de estas pancartas. Por darte un ejemplo, la tipografía de Stardust es puntiaguda y refleja la época atómica. En las cercanías de Las Vegas se realizaban experimentos atómicos y esto llevó al gran Kermit Wayne de YESCO  a diseñar esta icónica pancarta en 1958. Por su parte, Charles Bernard de Ad-Art creó la famosa Sassy Sally la cual se encuentra en el museo junto con pancartas de Betty Willis de Western Neon como la famosa pancarta del hotel Moulin Rouge.
¿Sabías que la famosa pancarta que dice: Welcome to fabulous Las Vegas, también  fue diseñada por Betty Willis?


Importante:El museo queda a 20 minutos caminando del centro de la ciudad. Está en una zona donde han reutilizado varias pancartas a lo largo  de Las Vegas Boulevard. Toma las precauciones y prepárate a caminar bajo el sol del desierto!


Esto es todo por hoy. Espero haber despertado tu curiosidad y espero haberte enseñado algo nuevo de esta ciudad tan solicitada y tan poco estudiada. Espera la segunda parte de este viaje. 

Gracias por leerme!












3 comentarios

  1. ¡Que disfrutes cada minuto Carolina! vaya fotos más chulas! :)

    ResponderEliminar
  2. Como siempre espectacular que de sitios bonitos para descubrir, besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. Qué lo pases muy bien guapa!! Tiene que ser impresionante y seguro que la ciudad vieja te transporta a otra época!! Si es que es un gusto viajar contigo, nos haces disfrutar de cada detalle, como la visita al Museo de Neón, me encantaría estar ahí ;D Un beso!!

    ResponderEliminar

© ARTEando
Maira Gall